Tu disco infinito… tanto como lo que quieres guardar

¿Recuerdas los precursores del Cloud?

Puede que el abuelo de todos estos sistemas de almacenamiento en la Nube (Cloud) sea Dropbox.

El concepto original de Dropbox, y de ahí proviene su nombre, es que hay un lugar en tu computadora donde puedes soltar archivos, y se sincronizará automáticamente con otros dispositivos que estén conectados a la misma cuenta de Dropbox. Pero tú sigues trabajando todo el tiempo con los archivos que siguen en tu disco, no con los que están almacenados en aquella nube lenta e insegura que existía en aquellos años.

O sea que el objetivo principal de aquel Dropbox era compartir la información con otros dispositivos, o poder trabajar en casa, con los datos de la oficina.

A lo largo de los años, habrás podido compartir carpetas específicas con otros usuarios de Dropbox, ofrecer descargas de archivos a personas que no usan el servicio, y cosas por el estilo. Pero en esencia, Dropbox siempre ha sido una herramienta que convierte una pequeña parte de tu sistema de archivos “local” en algo accesible “externamente”.

En aquellos momentos, 10 GB de almacenamiento en la nube era genial. Y eso solo representaba una parte de la información que tenía en mi PC. El problema es que ya me acostumbraba a usar Dropbox, la velocidades crecían y quería (por seguridad) tener todo duplicado en la Nube y en mi PC.

Claro que cuando voy cargando fotos, proyectos de autocad, películas de informes, grabaciones de sesiones de trabajo… aquello crecía y crecía de modo terrible. A tal punto llegó que mi Dropbox era demasiado grande para el almacenamiento en mi ordenador portátil o el de casa.

Había pasado de usar Dropbox como herramienta de compartir a ser una copia de seguridad y por lo tanto requería el mismo tamaño de disco Local que en Dropbox.

Hace un tiempo, Dropbox introdujo una función llamada sincronización selectiva que permite a las computadoras optar por no sincronizar ciertas carpetas. Eso es bueno, porque significa que si dejo caer un archivo gigantesco en mi ordenador de trabajo, no necesariamente tiene que sincronizarse con mi portatil que no da a basto con este tema.

Eso me ayudaba un poco, porque así no tenía que compartir en el trabajo todos los ficheros que tenía en casa (algunos de poco interés para mi la empresa)

Además, con todo esto estaba superando los límites gratuitos que me imponía Dropbox, y ya comenzaba a tener un coste creciente, poco justificable para los usos no profesionales.

Otra opción era tener dos usuarios Dropbox, uno para casa y otro para trabajo. Pero ese manejo de dos usuarios creaba conflictos en mis directorios y no era muy cómodo trabajar con ello.

Cambio de paradigma.

Con el tiempo, fui cambiando mis necesidades en el modo de trabajar. Cada vez requería más colaborar con personas fuera de mi organización. El método de intercambiar documentos por mail quedó desterrado muy rápidamente por la incomodidad que representaba saber con qué versión estaba trabajando cada persona.

Claro que con Dropbox, se facilitaba el tema. Mi colaborador trabajaba en un documento, lo colgaba en Dropbox y me generaba un enlace. Yo entraba hacía modificaciones y camino contrario.

Esto fué así hasta que descubrí Gsuite (entonces se llamaba Google Doc). El día que ví que varias personas podían estar trabajando simultáneamente en un mismo documento, en tiempo real, y que se iba viendo como el documento se construía entre todos, crecía y evolucionaba, ese día, no dormí pensando en todas las posibilidades que me daba esa nueva herramienta.

A la imagen de Dropbox, con una utilidad en mi PC, Gdrive permitía crear un directorio que se sincronizaba con la nube, de modo que todo lo que copiase aquí se iba a la nube. 30 GB de espacio virtual me daba la licencia básica (de pago) de Gsuite que adquirí porque me permitía iincluir mi dominio, y otras funcionalidades profesionales que me resultan interesantes profesionalmente.

Además resulta que Google Doc no suma el tamaño de los ficheros generados con sus herramientas (GDOC) o sea que tienes capacidad infinita si los documentos son creados en Google Drive, y ya no era el Cloud un lugar para guardar la información e intercambiar, ni un lugar para hacer copias de seguridad, era mi lugar de trabajo. Me independizaba de mi plataforma y me virtualizaba totalmente.

Claro que esto se iba complicando, ya tenía 2 clouds (Dropbox y Gdrive) y varias cuentas en cada uno (para casa, para trabajo, para pruebas, etc), y dos programas instalados en mi PC, uno para Dropbox y otro para Gdrive.

Al poco, Microsoft se unió a la batalla y como tengo un tablet surface, uso bastante OneNote que va muy ligado a OneDisk…. Otra cuenta en la nube, otro programa en mi PC…

Eso sin contar mis cuentas FTP necesarias para acceder a las webs que manejo, y para las que uso habitualmente Filezilla.

Esto se expande como el universo… sin límites

Además de estas herramientas que lo que manejan son ficheros (lo que se copia son ficheros) comienzan a aparecer otros tipos de herramientas que plantean ir más alla. Convertir la Nube en disco virtual de tu equipo. Como un tercer nivel de velocidad. Tendriamos los SSDs para mayor velocidad, los HDDs para velocidad local, y los CLOUDDs para velocidad menor. Sobre todo pensando en: Copias de seguridad, Bases de datos enormes, Almacenamientos distribuidos, Big Data…

Aparecen productos basados en el estándar S3 (de Amazon), todos orientados a almacenar lo que no caben en tu PC… El PC (o la estación de trabajo) no es más que la ventana de un disco … sin límites.

Y entonces resulta que tengo una cuenta WASABI para copias de seguridad ($5/mes por 1TB), cuenta en AMAZON S3 por requerimientos de proyecto, etc…

Estas últimas herramientas no tienen aplicaciones de acceso desde el PC, porque lo que suministran es una API que permite integrarlas dentro de las aplicaciones (es mucho más efectivo que el manejo de ficheros que hace Windows por ejemplo). Pero hay veces que me gustaría acceder y ver la situación de estos almacenamientos fuera de las aplicaciones que las gestionan… y las herramientas webs son muy básicas. Por eso existen algunos desarrollos independientes que permiten acceder a esas informaciones (ver Browsers S3)

Al final me encuentro con 8 proveedores distintos de almacenamiento en la nube, en cada uno de ellos varias cuentas de usuario, cada uno con un tipo de información almacenado.

¿Y tu , Browseas o Monteas?

La verdad que tanto hablar anglicismos me cuesta un trabajo terrible buscar las palabras en español.

La palabra “vistazo” se traduce en inglés en Browse, el verbo “dar un vistazo” (vistasear) es Browse y “la herramienta que permite dar un vistazo” es Browser.

Ya entiendes porque me convence el uso del inglés… soy algo comodón y Browse-Browse-Browser es para mi mucho más efectivo que Vistazo-Dar un vistazo-Herramienta que permite dar un vistazo.

Entonces Browser es el explorer de Windows o el Finder de Mac. Es esa utilidad que te permite recorrer los ficheros que existen en algún lugar (local o de Internet).

Existen Browsers de todo tipo: El de tu PC para ficheros local o en servidores windows, para ficheros FTP (filezilla), para ficheros en S3, (S3 browser), etc. Te permiten recorrer los ficheros pero no puedes usarlos como si fuesen parte de tu disco. O sea que no puedes abrirlos o salvarlos desde cualquier aplicación habitual que utilices en tu plataforma de trabajo.

Si eso es importante para tí, tienes que utilizar la otra palabreja.

La expresión “enlazar una zona de almacenamiento a un punto identificable” se dice en inglés Mount, y la herramienta que lo permite, le llamo Mounter. (algunos dice Volumen Mounter o parecido).

Esa es la función de los programas que hablabamos en Dropbox, Gdrive, OneDisk. Estos programas se encargan de Montar los almacenamientos en la nube para que puedas verlos (browsing) con el browser de Windows o de Mac.

La navaja suiza del almacenamiento ilimitado.

Buscando facilitarme la vida, mejorar mi organización localicé hace años una herramienta que me simplifica todo esto un montón. Se trata de Expandrive.

Es una herramienta que hace las funciones de Mounter y de Browser de al menos 20 tipos de almacenamientos en la nube y que te permite acceder desde ella a todos tus ficheros y también puedes convertir tus almacenamientos remotos en “discos virtuales” de tu PC.

Puedes almacenar tus fotos en Dropbox (aunque yo lo hago en Google Photos), tus ficheros de Office 365 en OneDisk, tus fichero PDF histórico en Gdrive, tus copias de seguridad en WASABI, tener tus 3 cuentas de Gsuite (la de la empresa, la tuya personal, la de la asociación que presides) y todas tenerlas accesibles en un momento dado. Seguro que si lo pruebas no lo dejarás :wink:

Comentamos otras opciones en

2 Likes

Me parece un artículo realmente interesante, no sabía que existían herramientas para gestionar varias cuentas en la nube y la verdad es que puede ser de gran utilidad. De hecho, este post podría ser un buen artículo para la revista Antena (la revista del COITT).
@Hilario.Martinez, si quieres te puedo poner en contacto con quien la está llevando por si le resulta de interés (y a ti también, claro).

Claro que si… Siempre aportar utilidad

Bueno, pues ya sabéis lo que os perdéis si no estáis el próximo martes a las 8:00 en la sala de Zoom que convoca Hilario.
Por cierto, Hilario, si puedes y no te importa, haz un breve comentario sobre servidores FTP, hace mucho tiempo que usé alguna vez Filezilla para subir algunos archivos WEB.
Además ya sabéis que escuchar al Hilario es de los mejores placeres de los que se puede disfrutar con los pantalones puestos :wink:

Me dejas sin palabrejas. :blush: :blush: :blush: :blush:
No se a lo que te refieres con servidores FTP.
Filezilla es un cliente FTP.
Hablaremos de protocolos de transferencia, ampliando este tema del disco duro.
Los protocolos sin son comunicaciones puras :laughing:… Or si hay dudas si esto son temas para telecos. :laughing: :laughing:
Y no hagáis caso a Isidro, aunque sea a las 08:00 venid con los pantalones puestos, aunque sea el del pijama… :laughing:

1 Like